San Saturio, un bello rincón soriano

sAN SATURIO SORIA

Uno de los mayores iconos de Soria (Castilla y Léon) es la ermita de San Saturio (data del siglo XVIII). Si uno viaja a Soria debe visitar este lugar único, maravilloso y mágico.

La ermita del patrono de Soria, San Saturio, se encuentra sobre una peña que se asoma al río Duero, en un paisaje que tanto Antonio Machado como Gerardo Diego glosaron bellamente  en sus poemas. Recomiendo visitar San Saturio cuando se pone el sol y disfrutar de uno de los atarcederes más bonitos que jamás uno haya visto en su vida. 

Se llega a la ermita caminando entre los álamos de la ribera del Duero desde San Polo o bien por el puente peatonal cruzando el río Duero viniendo desde Soria. La ermita se levanta  sobre una gruta eremítica visigoda.

Una vez se entra  la cueva situada a los pies de la ermita, en primer lugar, se ve la sala de reuniones del Cabildo de los Heros, un Tribunal de Aguas. Luego, se sube a la ermita, con una parada previa en el oratorio de San Miguel.

Por una escalera adosada a la roca accede al corazón de la ermita. Allí, se visita la sacristía en la que destaca un sublime retablo barroco con un Cristo crucificado de gran tamaño.

En los frescos de las paredes de la iglesia, se  puede contempla la historia de San Saturio. En la cúpula,  destacan las imágenes de santos ermitaños como San Juan Bautista, San Juan Evangelista, San Benito e incluso Jesúscristo.

San Saturio fue un hijo de una noble familia castellana del siglo V y que llegó a ser canonizado por ceder  todas sus propiedades a los pobres;  a continuación, pasó a vivir como un anacoreta. En esta ermita, se guardan los restos y el sepulcro de este santo soriano. Cada 2 de octubre se celebra su festividad con una romería muy popular en esta ciudad castellana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho + siete =