San Esteban de Gormaz, una sorpresa soriana

san esteban de gormaz

San Esteban de Gormaz es un precioso pueblo de la provincia de Soria. Se encuentra a 72 kilómetros de Soria y está ubicado en la Ruta de la Lana y en el Camino del Cid, ruta del destierro de El Cid, en la ribera del río Duero. Desempeñó un papel clave durante la Reconquista y en la actualidad alberga un notable conjunto urbano y religioso con dos bellas  iglesias románicas porticadas.

San Esteban de Gormaz ofrece una preciosa estampa medieval con su casco antiguo conformado por calles empedradas como la de San Miguel o la calle Mayor que concentra la mayoría de  las casonas nobiliarias de la villa. Desemboca en la cuadrada Plaza Mayor. Este recinto porticado agrupa varias construcciones civiles como el Ayuntamiento reconstruido a imagen del original.

Este pueblo soriano  luce dos espléndidas iglesias románicas. La Iglesia de San Miguel, la más antigua del pueblo, fue erigida en el siglo XI el maestro Julianus, siendo el primer ejemplo del románico de la provincia de Soria. Sobresale en el exterior la torre (posterior al resto) con dos cuerpos, uno en piedra y el otro en ladrillo.

La Iglesia de Nuestra Señora del Rivero data del siglo XII. Se levantó en un altozano desde el que se obtienen magníficas vistas. Fue ampliada en el siglo XVI. En el interior, se guarda la imagen de la Virgen del Rivero, patrona de San Esteban de Gormaz, y un coro artesonado de madera.

Asimismo, hay que visitar el castillo. Se trata de uno de los castillos más emblemáticos de la Edad Media y se encuentra en la cima de un cerro a casi  1.000 metros de altitud. De su exterior apenas se conserva uno de los paredones. En su interior, se pueden contemplar todavía restos de silos y aljibes. En uno de los lados del cerro está el pozo Lairón excavado en la roca y depositario de numerosas leyendas.

Finalmente, hay que ver el Arco de la Villa y el puente medieval. El arco supuso la principal puerta de entrada de la antigua muralla. El puente de piedra cruza el río Duero y marcó la frontera entre árabes y cristianos en varios momentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − 9 =