Las Rías Altas, un icono gallego

galicia-rias-baixas

En el abrupto litoral cantábrico aparecen las rías del norte de Galicia, que contrastan con las Rías Bajas por su extensión, orografía y clima. Se trata de una completa ruta que va desde Foz hasta San Andrés de Teixidó a lo largo de 105 kilómetros.

Desde Foz, centro turístico al amparo de sus soberbias playas, se puede visitar la antigua catedral de San Martín de Ribadeo, de estilo románico y con bellos  capiteles historiado; una maravilla que merece un alto en el camino para verla con suma atención.

Una vez en Burela, uno de los puertos más  sobresalientes del mar Cantábrico, se continúa camino hacia Cervo; de allí, el viajero se desvía hacia Sargadelos, para visitar la antigua fábrica de esta reconocida cerámica y el museo.

Xove, que eneña en el Centro Cívico Municipal uno de los más importantes ejemplos de arquitectura contemporánea, es la siguiente escala de la ruta  por las Rías Altas gallegas. Luego, se llega a Viveiro, villa costera medieval de calles estrechas, desde donde se puede ascender al monte de San Roque, atalaya de magníficas panorámicas sobre la ría.

Después de un recorrido por varias playas se alcanza la localidad de Vicedo, frente a la que se encuentra la isla de Coelleira, como su nombre indica, llena  de conejos.

Asim,ismo, junto al cabo de Estaca de Bares se encuentra el pequeño museo de Bares, el más septentrional de la Península Ibérica, que tiene un parque eólico y observatorio de aves, en un hábitat abundante en tojo.

Tras  atravesar las poblaciones de Ortigueira y Cariño, bonito pueblo marinero, se llega hasta el santuario de San Andrés de Teixidó, en un paraje de  soberbios acantilados.

En definitiva, una espléndida  forma de conocer las Rías Altas al mismo tiempo que se disfruta  de su patrimonio, su cultura, su paisaje, su gente  y su gastronomía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 − seis =