El Museo de la Batalla del Jarama

Museo de la Batalla del Jarama

La Guerra Civil española ha dado para escribir bastantes  libros,  realizar varias películas y ser un tema de conservación durante años. No obstante, no existe ningún museo específico dedicado a esta contienda bélica, excepto el Museo de la Batalla del Jarama situado en el mesón El Cid (calle Carmen, 36),  en Morata de Tajuña, un pueblo de la Comunidad de Madrid.

En este museo madrileño, se puede ver una magnífica colección única de diversos objetos y documentación tanto fotográfica como escrita sobre la batalla de Jarama. Ideal para conocer esta batalla.

La iniciativa de este museo no partió de ninguna administración pública, sino de dos ciudadanos de Morata de Tajuña: Goyo Salcedo y Pilar Atance. En el mesón que esta última regenta se puso en liza este singular museo, cuyos fondos proceden de los habitantes del pueblo.

Vecinos como el propio Goyo, que desde su más tierna infancia fue guardando balines, pistolas, máscaras de gas, tinteros, alpargatas, cartas y cajas de juanolas que recogía con su padre con un detector de metales en los olivares próximos a su vivienda. Todos ellos son objetos relacionados con la Batalla del Jarama que tuvo lugar en ese lugar en  el año 1937.

No sólo las autoridades no han ayudado al museo sino que han puesto todo tipo de trabas administrativas y burocráticas a su creación y desarrollo. Pese a ello, Goyo y Pilar, con la inestimable colaboración de la asociación vecinal, han permanecido firmes en su objetivo de realizar del museo un lugar digno que sirva para recordar a los combatientes a los que pretenden homenajear de forma singular.

La Batalla del Jarama fue una de las más sangrientas y duras  de la Guerra Civil, tanto que murieron más de 15.000 personas. En esta contienda participaron, de un bando, tropas regulares nacionales, con apoyo de mehalas marroquíes, más contingentes italianos y aviación alemana y, de otro, tropas republicanas españolas, con brigadistas internacionales y soldados de 52 de los 66 países censados entonces en la Sociedad de Naciones. Toda una batalla internacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × uno =