Villanueva de los Infantes, un bello rincón manchego

Villanueva de los InfantesVillanueva de los Infantes es un bonito municipio del sureste de la provincia de Ciudad Real (Castilla-La Mancha). Se encuentra en el centro de la Altiplanicie del Campo del Montiel y de la comarca histórica homónima. Además, está  94 kilómetros de Ciudad Real y 222  kilómetros de Madrid.

Tras ser recuperada a los árabes, en el siglo XIII pasó a pertenecer a la Orden de Santiago y el rey Felipe II la declaró capital de la comarca del Campo de Montiel.  Ello le dió mucho poder y creció bastante.

Villanueva de los Infantes siempre será recordada porque Francisco de Quevedo, famoso escritor español, murió aquí, concretamente en el convento de Santo Domingo. el 8 de septiembre de 1645.

Así, se recomienda visitar el Museo Histórico Artístico “Francisco de Quevedo” en la Hospedería Real instalada en el convento de Santo Domingo. En nueve salas y en el claustro, se exhiben piezas relacionadas con la obra y la vida de Quevedo (incluso se puede contemplar  la celda donde murió el escritor). En total, hay catalogadas 250 obras de arte, entre cuadros y piezas de arte y orfebrería. Asimismo, hay 55 pinturas originales de los siglos XVI al XVIII, tallas barrocas y siete vitrinas con documentos y manuscritos.

A continuación, se  puede ir a la Plaza Mayor. De planta rectangular, los edificios que la rodean son de estilo renacimiento y neoclásico como el Ayuntamiento o la iglesia de San Andrés del siglo XVI. Detrás de esta plaza, se encuentra la Alhóndiga, un edificio del siglo XVI que se usó como  mercado de trigo y cárcel. Actualmente,  alberga la Casa de la Cultura del pueblo.

Después, se puede visitar el Hospital de Santiago junto a la Capilla del Remedio, una notable  muestra del barroco del XVII, si bien su uso como escuela ha cambiado  su estructura original.

Por último, se recomienda caminar  por la calle Santo Tomás en la que se alzan varios edificios de interés como El Hospitalico, la Casa de Santo Tomas de Villanueva, el Oratorio de Santo Tomasillo y la puerta de la Casa de la Inquisición.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 5 =